All you need is love, en el trabajo también.

¿Creías que en la vida lo más importante era la salud, dinero y amor? Pues vete reconsiderando tus necesidades porque si de trabajo hablamos, lo que necesitas es amor, seguridad y libertad.

Hay 3 necesidades básicas que todo profesional necesita en mayor o menor medida tener cubiertas. Al igual que el agua de un vaso, pueden estar medio vacías, medio llenas, vacías del todo o desbordar. Por su puesto no es igual de sencillo cubrir tus necesidades emocionales desde una empresa, equipo o cualquier forma de organización empresarial que se te ocurra, que desde la soledad de tu espacio coworking, tu despacho, o tu mesa del salón convertida en oficina casera. Es decir, no es lo mismo sólo que acompañado ( aunque sea mal acompañado).

¿Cómo están tus vasos de las necesidades básicas del trabajo, medio llenos o medio vacíos?

El amor, la seguridad y la libertad que te proporcione tu entorno laboral y el trabajo que desempeñas pueden ser uno de los componentes principales de tu satisfacción en el trabajo.

Lo decían los Beatles y más a la española lo decía Isabel Gemio “lo que necesitas es amor”. Es curioso porque seguro que a alguno la palabra Amor en lo que se refiere a entornos laborales le estará sonando raro. Sí, sí…í,  como lo oyes, Amor, pero no amor de llegar al trabajo y dar dos besos a los compañeros y fundirse en un abrazo comunitario para sentir el buen equipo que somos y el  buen rollo que hay. Amor en el sentido de pertenencia, compartir vivencias y experiencias de realizar una tarea común. Sentirse parte de un grupo, una organización, de tener y sentir la responsabilidad de estar dentro de un conjunto.

Y lo más importante, saber  que tu actividad dentro de esa organización suma, es importante para el resultado final, que tu aportación es necesaria para el objetivo global.

Si nuestro vaso del amor está medio vacío, emociones derivadas de la tristeza marcarán nuestro día a día. La melancolía del calor del grupo, la falta de identificación, sentir que no estamos en nuestro sitio. Necesitamos cierto grado de calor humano, de relaciones y contacto con otras personas que pertenezcan al mismo entorno laboral.

Hay organizaciones en las que no se atiende en absoluto a cómo están de llenos los vasos del amor de sus empleados, que eso es algo que se forma de manera natural entre compañeros, pero es un error. El clima emocional adecuado que propicie que ese cariño profesional esté cubierto, es responsabilidad también de la organización y de todos y cada una de los profesionales que la forman.

Qué me dices  entonces de los autónomos, que estamos solos frente al mundo, que somos “yo mismo con mi mecanismo”,  ¿cómo llenamos nosotros nuestro vaso del amor?

Si tienes la suerte de desarrollar tu actividad como intra-emprendedor, con proyectos de cierta duración dentro de una empresa, es posible que puedas llenar tu vaso del amor tanto o más que si estuvieras trabajando por cuenta ajena. Ojo, sin olvidar  que en parte estás relacionándote en términos de colegueo de alguna manera con tu propio cliente.

El networking, las reuniones comerciales, las conferencias, charlas y actividades donde se agrupen personas con diferentes perfiles profesionales pero con los que compartir experiencias del emprendimiento, de las alegrías y desventuras de ser autónomos, te harán sentir que formas parte de un colectivo. Que no estás solo porque hay muchas personas que comparten contigo las mismas dudas y preocupaciones.

Asóciate si tienes oportunidad a alguna entidad o institución donde se preste apoyo a las empresas, pymes  y emprendedores. Las cuotas de asociación no suelen ser muy elevadas y se organizan muchas actividades de las que puedes participar activamente, dando visibilidad a tu proyecto y además aumentando tu red de contactos y llenando tu vaso del amor.

Trabaja desde ya en llenar tu vaso del amor, procúrate (y ahí tu actitud hace mucho) un entorno laboralmente “amoroso”, no te asiles, busca el contacto con tacto, sin caer en el amiguismo y respetando siempre la relación contractual, pero busca el cariño de tu entorno de trabajo, porque todos, hasta el más duro, necesita en algún momento algún compañero con quien tomarse un café a media mañana.

Imagen de pixabay.com

 

Posted in Blog and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *